Misterios y enigmas

El enigma de Neanderthal

Medía en torno a 1,60-1,65 mts. de altura (huesos cortos aunque con articulaciones poderosas y manos fuertes), una pelvis y tronco anchos y brazos más cortos que los del hombre actual. Su torax era grande pero sus clavículas cortas y su nariz dejaba entrever una apertura más estrecha, con una capacidad craneana igual, más o menos, a la del Homo Sapiens Sapiens. Los arcos superciliares son fuertes y el rostro, en general, resultaba prominente. Su cintura era casi de avispa, el sueño de muchos culturistas.

Sus últimos especimenes anduvieron por la Tierra hace 30.000 años, concentrados en Eurasia (no se han hallado hasta el momento restos en otros continentes), siendo los últimos hallazgos procedentes de la Península Ibérica. Su especie duró unos 200.000 años. La actual no supera los 130.000, por lo que llegaron a coincidir durante al menos 100.000 años, encontrándose restos de ambas especies en Israel datados en hace 90.000 años.

¿Qué ocurrió con el Hombre de Neanderthal? ¿Pereció ante el empuje del Homo Sapiens Sapiens? ¿Su genética no soportó los cambios ambientales?

Se piensa que los Neandertales eran rudos y que se comunicaban con gestos y un lenguaje tosco propio de cada familia pero el aislamiento del gen FOXP2 que forma parte del cromosoma 7, relacionado con el lenguaje, en dos especimenes hallados en una cueva asturiana y datados en hace 43.000 años, pudiera indicarnos lo contrario.

Su dentición es menos pronunciada pero se formaba más rápidamente que en el humano actual lo que no es suficiente como para pensar que no es de la especie Sapiens, de hecho, a raíz del descubrimiento de Atapuerca, se cree que tanto los Sapiens Sapiens como los Neanderthalensis descienden de un tronco común: el Homo Antecessor.

El desarrollo dentario acelerado que indica que el resto de su cuerpo seguía el mismo ritmo puede sugerir una adaptación a las altas tasas de mortalidad: al llegar la muerte antes, los neandertales pudieran haber adelantado su ciclo vital alcanzando la edad adulta plena no a los dieciocho años (límite actual de la adolescencia) sino a los quince. Precisamente, esa elevada mortandad pudo ser la que acabó con ellos o la dificultad para procrear bien por escasez de espermatozoides o por no darles tiempo a traer nuevas vidas al Mundo al morir antes debido a las adversas condiciones climáticas que, en contra de lo que se cree, pudieran haber sido insoportables para el hombre de Neanderthal, aunque yo me inclino por pensar que se trató del cambio genético, no de la climatología ya que esa especie duró 200.000 años en los que se alternaron épocas frías y cálidas.

La otra gran cuestión es si las dos especies se cruzaron lo que hubiera dado lugar al hombre actual. En principio, los datos de ADN indican que no, pero lo cierto es que los científicos no terminan de ponerse de acuerdo. Lo que está claro es que eran plenamente humanos, con características propias de los humanos e incluso algún atisbo de espiritualidad como sugieren los enterramientos con restos de comida junto a los huesos para que se alimentaran después de la muerte. Usaban herramientas dispares y se vestían con pieles luego tenían una incipiente industria.

¿Qué ocurrió? ¿Por qué prevaleció una especie a otra si al parecer no hubo enfrentamientos entre ellas?

Existe una interesante teoría que habla de las relaciones familiares internas de Neanderthalensis y Sapines Sapiens. Los primeros eran sumamente independientes mientras que los segundos establecieron fuertes vínculos familiares entre ellos por lo que crearían poblados al considerar, probablemente, que juntos podrían defenderse mejor y sobre todo ayudarse mutuamente en la búsqueda de recursos. Los neanderthalensis, en cambio, seguían con su sistema cerrado de cazadores-recolectores que vivían de lo que cogían, en plan nómada y en grupos reducidos, por lo que acabarían pereciendo al no adaptarse a las necesidades que se presentaron .

Otra teoría es que durante la última glaciación, que se extendió en un espacio temporal que abarca entre hace 120.000 años y 10.000 años, los Neanderthalensis explotaron de tal modo los recursos animales con la caza y la recolección que no dieron tiempo a que se regeneraran en los lugares que habitaban lo que motivó que cada vez les costara más trabajo encontrar alimento por lo que acabaron pereciendo. En cambio, los Sapiens Sapiens supieron adaptarse a las necesidades surgidas precisamente de la sobreexplotación y decidieron unirse en grupos más numerosos que trabajarían la tierra y una caza selectiva, alternándolo con la pesca pero también con la ganadería que les permitiera contar con reservas para el invierno.

Prueba de lo anterior es que varias especies animales desaparecieron durante ese periodo glacial y me cuesta mucho creer que fuera por no saber adaptarse cuando estaban acostumbradas al frío. Sin embargo, las primeras manifestaciones de actividad agrícola no surgen o digamos mejor, los restos más antiguos datan de hace 7.500 años en la actual Palestina. Por entonces, el hombre de Neanderthal hacía más de 20.000 años que había desaparecido.

Entonces, ¿qué fue lo que ocurrió? ¿Se trató de una falta de adaptación al nuevo medio con escasos recursos que no supieron aprovechar o rentabilizar? ¿Algún problema genético?

Necesitamos más datos para establecer con exactitud lo acontecido al Homo Sapiens Neandertahelensis, sobre todo si eran razas diferentes de una misma especie, como las hay en la actualidad, aunque las diferencias entre las razas de hoy en día son más bien de pigmentación, de nada más ya que son iguales en todos los demás aspectos un hombre negro que uno blanco o amarillo, mientas que Sapiens Sapiens y Sapiens Neanderthalensis tenían muchas más diferencias morfológicas … o tal vez no.

Anuncios
Categorías: Misterios y enigmas | Deja un comentario

El misterio de la reina-faraón

Las inscripciones hablan de los botines recaudados o capturados, los tributos de los reinos sometidos y los presentes que eran enviados por Mittani, Babilonia, Asiria, Hatti, Chipre y otros Estados de la época. Nos encontramos en el siglo XV a.C. La primera campaña de Tutmosis III fue conocida como la de la victoria y estableció el principio del poder egipcio en Asia, por eso es la más comentada en sus anales.

Tutmosis III acomete contra los reinos vasallos que se han declarado en rebeldía, formándose una alianza encabezada por la otra superpotencia: Mitanni.

El formidable ejército egipcio avanza y en su camino toma la ciudad de Mejido, donde se refugian los líderes de la alianza. El faraón coge para sí todas las pertenencias de sus enemigos y esclaviza a sus súbditos. Consigue un botín cuantioso en víveres de todo tipo y recauda impuestos. A partir de ese momento, todos los reinos conquistados o sometidos en mayor o menor grado pagarán un tributo pero Tutmosis repetirá sus campañas en 16 ocasiones más de las que cuatro serían con objetivos militares.

Tutmosis lleva ejerciendo como faraón tan solo un año sin su tía Hatshepsut, la cual le ha mantenido en la sombra durante más de veinte años. Algunos historiadores creen que la razón del belicismo de Tutmosis es que durante mucho tiempo se le había considerado débil al no poder o no saber enfrentarse a la reina.

El abuelo de Tutmosis III, Tutmosis I, no era de sangre real por lo que su ascenso al trono es una interrogante en la línea sucesoria ya que no se sabe con certeza si pertenecía a una segunda línea dinástica o si sencillamente, como hombre de confianza de Amenofis I, fue nombrado faraón al no tener el anterior rey herederos.

Tutmosis tuvo entre otros hijos a Tutmosis II y a Hatshepsut, que sería tratada como la primera esposa real de Tutmosis II, pero éste murió pronto por lo que ella se quedó con el poder puesto que Tutmosis III tenía tan solo cinco años de edad, si bien en los planes futuros de la reina no figuraba el faraón niño sino su propia hija: Neferu-Ra. Pareciera que Hatshepsut quisiera instaurar una dinastía femenina (aunque los herederos lo eran por vía materna, no paterna, pero los faraones eran siempre hombres).

Hatshepsut llegaría a divinizarse y construyó el que sin duda es el palacio más espectacular de Egipto. Construyó numerosos templos y estableció relaciones comerciales con las potencias de entonces, llevando a cabo campañas victoriosas contra sus enemigos. Pero la reina no podía ser faraona por lo que el Gobierno se hacía en nombre de su sobrino Tutmosis III y su hija a la que casó con él para asegurarse que sería su heredera ya que si Tutmosis decidía casarse con otra mujer gobernaría en solitario.

Tutmosis III soportó esta situación durante quince años. A lo largo de este tiempo Hatshepsut llegó un momento que se saltó la tradición monárquica y se proclamó reina del Alto Egipto dejando a Tutmosis III como rey del Bajo Egipto, si bien la administración del Imperio corría a cargo de la reina.

Un suceso hizo que los planes de Hatshepsut y su favorito, Sen-en-Mut, guardián del culto a Amón, se fueran al traste: la muerte de la hija de ambos, Neferu-Ra y aquí comienzan las brumas de la Historia. Algunos creen que Tutmosis se hizo con el poder absoluto aprovechando el dolor de la reina y su amante, ordenando el faraón la muerte de ambos y otros historiadores creen que no se atrevió y esperó a que murieran, incluso se creía que se suicidaron por amor en su palacio de Deir el Bahari hasta que el formidable trabajo forense de Discovery Channel y su despliegue de medios para averiguar cual de las cuatro momias candidatas podía ser la de Hatshepsut dictaminó, sin lugar a dudas, que murió de un virus que le provocó una seria infección bucal, lo que significa que Tutmosis no se atrevió con ella mientras vivió aunque tanto él como los faraones posteriores, especialmente los ramésidas, se encargaron de borrar la huella de la reina, no consiguiéndolo ya que su impronta quedó estampada en el espectacular palacio de Deir el Bahari, conocido como el palacio del millón de años.

Categorías: Misterios y enigmas | Deja un comentario

¿Dónde estuvo Tartessos?

En el primer libro bíblico de “Reyes”, capítulo 22, versículos 48 y 49, se dice: “Josafat había hecho naves de Tarsis, las cuales habían de ir a Ofir por oro; mas no fueron, porque se rompieron en Ezión-geber. Entonces Ocozías hijo de Acab dijo a Josafat: Vayan mis siervos con los tuyos en las naves. Mas Josafat no quiso”.

¿Qué conocimientos tenían los antiguos judíos del Mundo? ¿Verdaderamente sabían de la existencia de un reino en Iberia con el que comerciaban? ¿Tan importante llegó a ser el rey Salomón?

El salmo 72, en su versículo 10, dice: “Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones”.

El profeta Isaías menciona, en su capítulo 66, versículo 19: “Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las costas lejanas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las naciones”. El profeta Jeremías, capítulo 10, versículo 9: “Traerán plata batida de Tarsis y oro de Ufaz, obra del artífice, y de manos del fundidor; los vestirán de azul y de púrpura, obra de peritos es todo”.

El profeta Ezequiel, capítulo 38, versículo 13: “Sabá y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿Has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?”

Existió un pueblo en Libia, muy cerca por lo tanto de Egipto, llamado Teresh, uno de los Pueblos del Mar que en el siglo XII a.C. arrasaron el Mediterráneo Oriental. Recordemos que el rey Salomón gobernó Israel en el siglo X a.C. cuando los Pueblos del Mar estaban plenamente asentados ya en sus respectivos territorios como los filisteos en la franja de Gaza, origen de Palestina.

Teniendo en cuenta que los métodos de datación actuales contienen un margen de error, en el mejor de los casos, de 80 años arriba o abajo, podemos estar hablando del siglo XI a.C., tan solo 60 o 70 años antes de Salomón y desde luego contemporáneos del primer rey de Israel, Saúl, que como bien sabemos luchó contra los filisteos.

Por lo tanto, podemos pensar que finalmente el gran rey Salomón dominó a los filisteos y a los Teresh así como a otros pueblos que le rendían tributo. Teresh en concreto pudo ser el mítico Tarsis, lo cual sería más creíble que ubicarlo en la Península Ibérica cuya existencia pudieran no conocer aún. O tal vez sí.

La increíble cultura micénica pudo haber circunnavegado Europa occidental en busca de ámbar. Se han encontrado restos de cerámica micénica en las Provincias de Córdoba, Granada, Sevilla y Almería, precisamente parte del radio de acción del Reino de Tartessos, allá por el siglo XII a.C.

Si los griegos conocían la Península Ibérica, sin duda los israelitas de Salomón, que se relacionaron con los importantes Estados del momento, también.

El rey Salomón poseía una flota importante, como indica el Primer Libro de Reyes, capítulo 9, versículo 22: “Porque el rey tenía en el mar una flota mercante, junto con la flota de Hirám, y una vez cada tres años las naves llegaban cargadas de oro, plata, marfil, monos y pavos reales”.

En el mismo libro se nos dice que el rey Salomón también construyó una flota en Ezión-geber, que está junto a Eilat, a orillas del mar Rojo, en la tierra de Edom. Con lo que parece que Salomón comerciaba con ciudades del Mar Muerto gracias a su importante flota mercante. Pero Tiro no está en el Mar Muerto, sino en el Mediterráneo con lo que las riquezas que Hiram le llevaba a Salomón procedía del importante flujo comercial de esa próspera Ciudad-Estado fenicia que se piensa llegaron a Tartessos y comerciaban regularmente con ellos. Tal vez lo que no consiguieron los griegos lo lograron ellos o si la cultura micénica y toda su flota fue destruida por la peor explosión volcánica de la Historia que hizo estallar la isla de Thera o Santorini y provocó un tsunami espectacular que barrió literalmente todo el Mar Egeo, a lo mejor, los secretos minoicos, entre los que se encontraba Tartessos que solo los griegos conocían, pasaron a poder de los fenicios a quienes el tsunami no les afectó. Tiro se quedó sin competencia griega y pudo ser desde ese momento la gran potencia económica y comercial del Mediterráneo.

Pero lo anterior alberga dudas importantes como el hecho de que la explosión que partió en dos la Isla de Thera aconteciera en el siglo XVII a.C., cuando Tiro aún no era tan importante y la cultura micénica todavía era esplendorosa pues los dorios no hicieron acto de presencia hasta el siglo XII a.C. y se cree que fue ese pueblo el que acabó con la civilización micénica, no la explosión volcánica, la cual fue anterior.

En cualquier caso, Grecia se sumió en la oscuridad en el siglo XI a.C. y su importante comercio marítimo se perdió a favor del comercio agrícola y continental que implantaron los dorios. Los fenicios y entre ellos Tiro, les cogerían ventaja hasta que se produce la segunda expansión comercial griega entre los siglos VIII y VI a.C., precisamente coincidiendo con la caída de Tiro.

Otra ciudad a la que puede referirse la Tarsis bíblica es Tarso o como se la conocía en la Antigüedad, Tarsos, cruce de importantes rutas comerciales entre Anatolia, Siria y el Ponto. Por lo tanto con la suficiente riqueza como para que procedan de allí los productos y artículos a los que se refiere La Biblia.

Además, los libros bíblicos mencionados datan del siglo VI a.C. aproximadamente con lo que dudo mucho que la Tarsis de la época de Salomón sea Tartessos, a no ser que los profetas indicados ya conocieran entonces Tartessos por los contactos en esa época con las colonias fenicias de la Península Ibérica, pero hablamos de 400 años después de los tiempos de Salomón e Hiram de Tiro. En este momento sí se sabe de contactos comerciales con las tribus ibéricas.

Existe otro testimonio que desbarata la hipótesis de que la Tarsis bíblica es Tartessos: en el Libro de Reyes se dice que Salomón recibía, entre otros presentes, marfil procedente de Tarsis, pero en la Península Ibérica se cree que los elefantes, o habría que decir mejor, los mamuts, desaparecieron en torno al 11.000 a.C. Probablemente, no volvieron a verse elefantes hasta la llegada de Aníbal y su formidable ejército procedente de Cartago. En cambio, sí ha habido desde siempre elefantes en La India, por lo que se piensa que el marfil que llegaba a Israel procedía de allí o de África (a favor esto último de la hipótesis de la Tarsis africana o Teresh).

Sin embargo, recientes investigaciones presentadas en el Congreso Internacional “Marfil y Elefantes en la Península Ibérica y en el Mediterráneo”, celebrado los días 26 y 27 de noviembre de este año 2008, han demostrado la existencia de talleres de marfil de más de 5.000 años de antigüedad en la Provincia de Sevilla, el centro neurálgico del Reino de Tartessos, luego sí cabe la posibilidad de que a la legendaria ciudad llegara marfil en bruto desde África y sus talleres lo manufacturaran para su comercialización por Europa y el Mediterráneo.

Volvamos a los griegos. La tempestad que alejó a Kolaios de Egipto es más lógico que lo arrastrara a Libia que a la Península Ibérica pues lo primero no hubiera sido posible ni con un huracán al encontrarse muy alejada. Deberíamos pensar que el sufrido capitán griego, que conocía perfectamente la ruta hacia Egipto pero probablemente desconocía otras costas, a donde llegó fue a Libia.

En 180 a.C. el geógrafo e historiador Pausanias, autor de la obra “Descripción de Grecia” (por cierto, fue quién dio su nombre al Mar Muerto), comenta en su libro que: “En Olimpia hay un tesoro de los de Sición, ofrenda de Mirón, tirano de Sición. La ofreció cuando en la Olimpiada XXXIII venció en las carreras de carros. En el tesoro, hay dos cámaras, una de orden jónico y otra dórico. Yo mismo vi que están hechas de bronce y no sé si precisamente tartésico, como afirman los eleos”.

Teniendo en cuenta que Pausanias habla de finales del siglo VII a.C. el dato es desde luego revelador. Sin embargo no garantiza que se refiera a la Tarsis ibérica.

Para los historiadores romanos, como Plinio el Viejo, Salustio o Cicerón, Tartessos es tan mítico como para nosotros, creyendo ellos como en la actualidad que pudiera ubicarse en la fenicia Gadir o en la cartaginesa Carteia.

A fecha de hoy, Tartessos sigue siendo uno de los grandes misterios de la Historia de la Antigüedad.

Categorías: Misterios y enigmas | Deja un comentario

Los Illuminati

Se dice que su fundador es Adam Weishaupt de una familia de origen judío aunque estudió en un colegio jesuita y de joven tuvo contactos con la masonería; vaya mezcla.

Por lo visto, el joven Weishaupt acabó descontento con los masones y decidió crear su propia sociedad secreta: los iluminados de Baviera.

Cuentan los cronistas que dicen haberles conocido que estuvieron detrás de las revueltas populares que dieron lugar a la Revolución Francesa y que intentaron acabar con la familia de los Habsburgo, la que reinaba en el siglo XVIII en Austria-Hungría, Bohemia, los Países Bajos del Sur, Luxemburgo, Milán, Toscana, Transilvania, Nápoles, Cerdeña y Sicilia. Claro que también decían que los illuminati estuvieron detrás de las revoluciones americanas y de la Guerra Civil en los Estados Unidos entre el norte y el sur. Para mí que son los típicos que para darse importancia se apropian de la Historia dando a entender que los grandes avances de la Humanidad fueron gracias a ellos. No son la única sociedad secreta que asegura algo así.

Lo original, entre comillas, de los Illuminati es que se trata de una secta satánica o eso dicen sus detractores que aseguran que dicha sociedad secreta prepara la llegada del Anticristo, para lo cual antes deben controlar por completo a la sociedad y todos sus resortes. De hecho, han llegado a decir que las principales agencias de inteligencia tienen entre sus cuadros directivos a miembros de los illuminati y que los actuales conflictos bélicos son fruto de la presión ejercida por esa oscura sociedad con el objetivo de conseguir la desestabilización mundial alcanzando en la actualidad un nivel muy avanzado en sus planes con la crisis económica mundial que no ha hecho más que empezar.

De hecho algunos dicen que no es creíble que las entidades financieras estén pasando por una recesión tan grave cuando hasta el año 2007 amasaban ingentes beneficios año tras año. La razón pudiera ser que los illuminati, socios capitalistas importantes de los Bancos, conspiren para frenar la línea de crédito a empresas y particulares y con ello dar lugar a una época de bajo consumo y desesperación de las clases obreras, caldo de cultivo perfecto para las revueltas.

El uno de mayo es su principal fiesta y su símbolo es un ojo encima de una pirámide sin acabar representando la sabiduría de la hermandad.

El primer día del mes de mayo es la fiesta Walpurgisnacht que no es más que la reminiscencia de una celebración pagana por la que se daba la bienvenida a la primavera (digamos que el mes de abril, con sus lluvias, no es precisamente primaveral, sí en cambio mayo, el mes por excelencia de esa estación, el mes de las flores). Digamos que es la culminación de la primavera, o sea, el día que está en medio justo del tiempo primaveral. En fin, los satanistas dicen que es la fecha exacta en las que los demonios andan entre nosotros haciendo de las suyas a su antojo; la primavera, la sangre altera, ya sabéis, se ve que incluso la de los demonios.

En principio eran masones de alta categoría descontentos con sus respectivas órdenes o infiltrados en las mismas ya que también había que dominarlas por ser una competencia clara pero el principal enemigo de los illuminati son los jesuitas, los soldados de Cristo que velan por la defensa de la fe católica y es curioso porque a pesar de la veneración casi enfermiza de la orden jesuita por el sumo pontífice cristiano, uno de los Papas dictó la supresión de la orden en 1773. Y aquí tenemos un dato relevante. Se cree que los illuminati fueron fundados tres años después. ¿Eran los jesuitas en la sombra o éstos se restituyeron, preocupado el Papa por como avanzaron los illuminati ante la falta de una orden monástica combativa que los frenara? Fuera como fuese, en 1814 los jesuitas fueron restablecidos y continuaron de nuevo su obra educadora que fue la que permitió que se refugiaran en Prusia y Rusia donde sus soberanos apreciaron su excelente labor (los jesuitas han destacado siempre por ir allá donde nadie se atrevía a llevar el evangelio de Cristo). La leyenda dice que cuando fueron prohibidos en la mayoría de Europa, el general de la orden se refugió en algún lugar secreto y cuando volvieron a la luz pública, para evitar que le detuvieran de nuevo en un posible ataque posterior a la orden, permanecería en la sombra, existiendo desde entonces dos generales de la orden: el que todos conocen y reside en Roma y el verdadero superior de la orden jesuita, el conocido como “Papa negro”.

Lo del “Papa negro”, ¿es por su adscripción a las ideas illuminati o permanece oculto para evitar ser atacado por éstos?. Todo un misterio ya que a nadie se le ocurrirá decir que los jesuitas son luciferianos (por lo visto no es lo mismo luciferiano que satanista o satánico y los jesuitas adoran a Lucifer o eso dicen quienes defienden esta extraña teoría).

Si los jesuitas son illuminati o sencillamente una orden luciferiana estarían infiltrados en la Iglesia o incluso trabajando a su servicio. ¿Quiere esto decir que el Papa es su marioneta o quién les controla?

El caso es que, por lo visto, los illuminati, si es que existen, serían una mezcla de ordenes y sociedades secretas, incluidas las ordenes templarias con un objetivo común: la venganza. Desean vengarse de la Iglesia y acabar con ella y su poder para instaurar el nuevo orden mundial. Fuera como fuese, el libro de Dan Brown “Ángeles y demonios” llevada al cine y protagonizada de nuevo por Tom Hanks en el papel del profesor Robert Langdon, promete de nuevo levantar polémica sobre la Iglesia y su verdadero papel en la actualidad. Personalmente, prefiero esta novela a “El Código da Vinci” y sus rocambolescas teorías. Espero que la trama haya sido llevada a la gran pantalla como se merece y no se convierta en un nuevo “Código da Vinci”, que parecía más un documental que una película.

Categorías: Misterios y enigmas | Deja un comentario

La construcción de las pirámides

Imhotep utilizó piedra caliza en vez de ladrillo que era lo tradicional en las construcciones egipcias; la piedra resultaba más resistente, construyendo la cámara funeraria del rey con granito. El interior del templo funerario es un intrincado laberinto que no lleva a ninguna parte, probable medida de seguridad para evitar saqueos.

Pero algunos científicos creen que Sakkara no es la pirámide más antigua del Mundo. Como es sabido, este tipo de edificaciones también existen en México y Centroamérica, como la pirámide circular de Cuicuilco. Aunque la versión oficial nos dice que data del 650 a.C., ciertos estudios geológicos parecen indicar que pudiera ser en realidad del 6.500 a.C.

Los estudios se basan en una erupción del volcán Xitle que expulsaría una ingente cantidad de lava hace unos 8.500 años, la cual arrasaría las ciudades de Copilco y Cuicuilco, como afirmó el Dr. Byron Cummings, de la Universidad de Arizona, en los años 20, hallándose restos de lava en uno de los lados del complejo de la pirámide.

Ahora bien, tal vez no fue el depósito de sedimentos instantáneo sino acumulado a lo largo de miles de años, como resulta lógico pensar, además de que las pruebas utilizando el radiocarbono estiman que la construcción es, en efecto, del 650-700 a.C.

Así que volvemos a Egipto donde Sakkara sigue ostentando el título de pirámide más antigua del Mundo, pero no el de más espectacular. Esté último “galardón” se lo lleva merecidamente la pirámide de Keops o Gran Pirámide de Giza, que de todos modos data también del III milenio a.C.

Se ha calculado que para su construcción se emplearon siete millones de toneladas de piedra, siendo las piezas más pesadas las de granito de la Cámara del Rey.

Según el considerado padre de la Historiografía, el griego Heródoto, quién visitó Egipto en el siglo V a.C., la época en la que vivió y realizó sus famosos viajes en calidad de geógrafo, la Gran Pirámide fue construida por 100.000 personas a lo largo de toda una década solo en preparar la calzada por la que transportar los enormes bloques de piedra hacia la explanada donde finalmente se erigiría la pirámide, cuya construcción duraría otros veinte años más:

“Esta pirámide se construyó sobre la colina en una sucesión de gradas (…); después de darle esta primera estructura, fueron izando los restantes sillares mediante máquinas formadas por maderos cortos, subiéndolos desde el suelo hasta la primera hilada de gradas y, una vez izado el sillar al primer rellano, lo colocaban en otra máquina allí instalada y, desde la primera hilada, lo subían a la segunda y lo colocaban en otra máquina; pues el caso es que había tantas máquinas como hiladas de gradas, a no ser que trasladasen la misma máquina –que, en este caso, sería una sola y fácilmente transportable– a cada hilada una vez descargado el sillar (…). Sea como fuere, lo primero que se terminó fue la zona superior de la pirámide; luego ultimaron las partes inmediatamente inferiores y, finalmente, remataron las contiguas al suelo, es decir, las más bajas”.

La fuente en la que se basa Heródoto son los sacerdotes de Menfis, pero no olvidemos que cuando el gran estudioso griego llegó a Egipto, la pirámide ya tenía una antigüedad de más de 2.000 años. Luego su origen era tan misterioso como para nosotros hoy en día.

Sin embargo, lo que sí parece estar claro es que ni la construyeron esclavos judíos ni se trató de siervos mal alimentados que morían en la obra bajo el látigo de los capataces ya que por lo visto se trató de albañiles y operarios tratados con respeto para que desarrollaran bien su labor ya que de ello dependía que la obra estuviera terminada antes y bien construida.

Como es sabido que la rueda no llega a Egipto hasta el siglo XVII a.C., cuando la Gran Pirámide llevaba construida ya mil años, se piensa que se utilizaron trineos para transportar los bloques de piedra caliza, como puede verse representado en algunos relieves. Pero aquí hay una incongruencia histórica ya que los egipcios mantenían relaciones comerciales y diplomáticas con los reinos asiáticos desde antes del 4.000 a.C, con la Cultura de El Omari. A no ser que se cortaran dichas relaciones, lo que no parece muy lógico ya que supone negar la existencia de un pueblo vecino o relativamente próximo con el que, casi irremediablemente, surge la necesidad de comerciar y teniendo en cuenta que la rueda fue “descubierta” durante el período de El Obeid, o al menos es de lo que se tiene constancia documental más remota, ¿de veras, los egipcios no introdujeron la rueda hasta pasados 2.500 años de iniciadas esas relaciones comerciales con el corredor sirio-palestino? Y no parece muy normal pensar que extraordinarios arquitectos como Imhotep no supieran que utilidad darle a ese invento. En la morada para la eternidad de Kaemhesit, de la V Dinastía, en uno de sus relieves, aparece un dibujo de unos soldados asaltando una fortaleza utilizando una escalera … con ruedas, con lo que se ve que sí utilizaban ese ingenio para algo ya en el 2.400 a.C

Para subir las piedras a la edificación a medida que crecía en altura se utilizaron rampas o al menos eso creen arqueólogos como Dows Dunham, quién lanzó la teoría de que los egipcios levantaban cuatro rampas, una por cada esquina de la pirámide, utilizando tres para subir los bloques de piedra y una cuarta, libre del tráfico de trineos, para de este modo no estorbarse entre ellos y que todo transcurriera con más ligereza. Así, no eran necesarios 100.000 obreros, como decía Heródoto, sino tan solo 2.500.

Lehner, en cambio, egiptólogo que excava en Giza desde hace 25 años, ha encontrado un campamento preparado para 25.000 personas que es la cifra más aceptada (a no ser que fueran contratadas por un año, con lo que en cuatro años se hubiera empleado a 100.000 personas, las cuales renovarían su contrato, por así decirlo, pasados otros cuatro años; en este caso, el descubrimiento de Lehner no invalidaría la hipótesis de Heródoto).

Con respecto a la rampa en cuestión, otros arqueólogos opinan que rodeaba la pirámide ya que si hubiera sido recta, habría llegado un momento que debido a su altura, se habiera salido de la propia meseta puesto que se debía tener en cuenta la pendiente para que no fuese demasiado inclinada ya que lo contrario hubiese hecho imposible subir los trineos con los bloques de piedra de dos y tres toneladas. La fuerza necesaria para subirlos, venciendo la pendiente, debiera haber sido extraordinaria y solo digna de titanes, por lo que se descarta, asumiendo que era una sola rampa pero venciendo esa pendiente rodeando la pirámide. Ahora bien, este tipo de rampa debiera haber estado anclada a la pirámide y no se han hallado puntos de amarre.

Heródoto menciona palancas, pero solo el ingeniero Peter Hodges defiende el uso de poleas. Pensamos que en todo caso se utilizarían para subir herramientas u objetos no demasiado pesados. De todos modos, se han encontrado cabezas estriadas por las que se podían deslizar cuerdas.

 La última teoría es de abril de 2008 y fue lanzada a los medios por el arquitecto aficionado a la egiptología, Jean-Pierre Houdin. Basándose en sus conocimientos propios, cree que una vez superada la tercera parte de la altura de la pirámide, se volvía imposible continuar con una rampa exterior, por lo que se construyó una interior de dos metros de anchura y una inclinación del siete por ciento. Para las esquinas es posible que se utilizaran grúas.

Lo cierto es que hay representaciones antiguas que nos hablan de rampas y la tecnología actual nos muestra la posibilidad de esas rampas interiores.

Una teoría algo rocambolesca nos dice que se construía una gran piscina en torno a la edificación y a medida que esta crecía se echaba más agua, en la que flotaban grandes balsas que transportaban las piedras. Pero hablamos del desierto y llenar una piscina con más de veinte millones de litros de agua por mucho que estuviera el río cerca, parece bastante improbable.

«Mi teoría es que la construcción supuso dos desafíos: el primero consistió en construir el volumen de la propia pirámide y el segundo, construir la cámara del rey». Según esa teoría, para la primera fase, hasta una altura de 43 metros, se utilizó una rampa externa tradicional, y sólo una vez completada ésta, se pasó a la siguiente, para la que se construyó la rampa interna en forma de espiral, según Houdin.

Un estudio de microgravedad, realizado hace más de veinte años, muestra una estructura menos densa en forma de espiral dentro de la pirámide; la teoría de Houdin pudiera explicar dicha anomalía.

Para lo que todavía no se ha encontrado ninguna solución es para el problema que supone explicar la prodigiosa exactitud con que las pirámides se orientan hacia los puntos cardinales o las constelaciones.

Hablando ya de su funcionalidad, hay pirámides que no albergan cuerpos de faraones, con lo que se duda que sean exclusivamente monumentos funerarios. Ocurre, por ejemplo, en la pirámide de Sejemjet.

Además, se acepta igualmente que se construyeron pirámides a escala como campo de pruebas experimental como parece que son las tres que hay en la cara sur de la Gran Pirámide de Keops, diez veces más pequeñas que su hermana mayor. Esto resulta también lógico puesto que todos los arquitectos utilizan maquetas en las que plasmar sus ideas, aunque desde luego, no tan grandes, pero es que en el Egipto Antiguo todo era a lo grande. 

Categorías: Misterios y enigmas | Deja un comentario

Las profecías del fin del Mundo (1ª parte)

¿Existe el futuro? Porque de ser así y por pura lógica, significa que se trata de un espacio temporal ya sucedido pero no vivido, digamos una dimensión a la que ciertos elegidos pueden acceder por diferentes técnicas. Pero ello nos obliga a preguntarnos igualmente, ¿nuestro camino está ya trazado?

De todas las profecías, las que más preocupación e impacto causan en la opinión pública son, naturalmente, las que hablan del fin del Mundo y lo curioso es que prácticamente todas hablan del final de la Humanidad, casi sin esperanza de redención aunque también aquí han fallado en numerosas ocasiones demostrando ser, en la mayoría de los casos, simples supercherías y si no, recordamos el año 2000 y los anuncios por doquier sobre el Apocalipsis que traería la llegada del tercer milenio; como hemos podido comprobar, no ha sucedido absolutamente nada.

Si le preguntamos a un científico, nos dirá que la religión es tan solo la explicación vanal de todo aquello que el hombre ignora, incluido su propio final, el cual no vendrá dado por la llegada del Anticristo ni ente parecido, sino por el cambio climático, el terrorismo internacional o el impacto de algún cuerpo celeste, un meteorito o un cometa.

La antropóloga Carmen Bonilla cree que el origen de las profecías “está en la creencia en dioses primigenios y en las revelaciones que nuestros remotos antepasados creían recibir de ellos a través del sueño o de visiones psicotrópicas”.

Creo que la razón a las numerosas profecías apocalípticas de todas las tradiciones es infundir temor en la tribu, Ciudad-Estado, Reino, Imperio o República para que no olviden nunca sus gobernantes y gobernados que son solo seres humanos a los que llegará un día el fin en el que serán juzgados por lo que deben obrar con bondad y sabiduría. Esto, en el mejor de los casos porque también está la parte negativa de las profecías y ciertas sectas apocalípticas que solo vaticinan desastres para aquellos que no comulguen con sus ideales y doctrina; estos grupos suelen ser yijadistas o sectas destructivas (los grupos yijadistas son, por naturaleza, apocalípticos: luchan por destruir el Mundo actual para crear una Umma universal bajo el imperio de la Sharía o Ley islámica pero reinterpretada por sus líderes).

En cualquier caso, esas profecías sobre el final de los tiempos coinciden en varios puntos: el fuego que inundará toda la faz de La Tierra, grandes terremotos, una oscuridad que durará años, en fin, el Armagedón.

Apocalipsis y Armagedón

En principio se refiere a la última batalla entre las fuerzas del Bien y del Mal, la cual acontecerá en una localidad de Israel llamada Meggido:

Y los reunió a todos ellos juntos en un lugar que en el idioma Hebreo se llama Armagedón

Apocalipsis, 16, 16

“har” y “megiddo”, estas son las palabras hebreas utilizadas por Juan en su Libro de Revelaciones al que los cristianos católicos y ortodoxos llamaron “Apocalipsis”. La palabra “har” quiere decir montaña o cadena de muchas lomas, esto es, montes pequeños, de escasa altura. Megiddo, o Megiddon, fue una de las grandes ciudades cananeas conquistadas por Josué, el caudillo de las doce tribus de Israel a la muerte de Moisés. Meggido quedaría bajo tutela de la tribu de Manasés. Al ser un lugar de paso entre Egipto y el corredor siriopalestino, adquirió una gran importancia en su día.

Juan habla del Armagedón en su Libro que fue escrito en su destierro-cárcel de Patmos, comenzando su relato con la razón por la que escribe el Apocalipsis, término que procede del griego y significa “retirar el velo” o “revelar”.

La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan. Que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto
 Apocalipsis, 1, 1-2
 
 

En la Biblia, no es la primera vez que se habla del fin del Mundo. Lo hacen también los profetas Isaías, Jeremías, Sofonías, Malaquías o el apóstol Lucas.

Meggido es uno de los lugares más sangrientos de la Historia de la Humanidad por las numerosas batallas que se han sucedido en sus inmediaciones y las decenas de miles de muertos caídos en combate, desde la conquista de Josué hasta la Primera Guerra Mundial.

Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen

Apocalipsis, 16, 1-2

 

Hay quién ha querido interpretar el Apocalipsis como el relato del resurgir de Babilonia que amenazará a toda La Tierra, entendiendo por la Babilonia del siglo XXI a Irak o Irán. Desde luego, dudo mucho que sea el desestabilizado Irak actual pero resulta curioso el poder amasado por Irán en los últimos años y su influencia en el vecino Irak.

Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA

Apocalipsis, 17, 4-5

 

Tanto musulmanes como cristianos creen en la próxima llegada de un líder que enamorará a todos haciéndoles creer que es el mesías redentor, acompañado de otro individuo que en realidad serán demonios, los cuales una vez hayan conseguido su propósito de conseguir la confianza de la población, cuando ya les tengan mansos y dóciles, entonces mostrarán su verdadera faz para sojuzgar a la especie humana. En lo que no se ponen de acuerdo es en el País que llevará el dudoso honor de ser el lugar de residencia del Anticristo: tal vez los Estados Unidos o pudiera ser Rusia, el “Reino del Norte” que profetiza Daniel o Juan cuando habla del ejército de 200 millones de soldados (pudiera tratarse de una alianza entre rusos y chinos, según algunos estudiosos de las profecías bíblicas). Lo que sí parece que ocurrirá, siempre según estas profecías, o mejor habría que decir, según sus interpretaciones, es que una gran batalla o sucesión de batallas tendrán lugar de nuevo en Meggido entre dos grandes alianzas, representando una al Mal y otra a las fuerzas del Bien. Llama la atención el siguiente versículo del Libro de Zacarías, uno de los profetas menores bíblicos, pero no menos misterioso y hermético:

Y el Señor castigará a todos los pueblos que hayan hecho la guerra contra Jerusalén con esta plaga: hará que se pudra su carne cuando todavía estén en pie, sus ojos se pudrirán en sus órbitas y su lengua dentro de su boca

Zacarías, 14, 12

Pudiera estar relatando los efectos que causa una radiación nuclear o un arma biológica como pudieran utilizar los contendientes de una futura sexta guerra entre el moderno Israel y sus enemigos, claro que es lo que quieren ver los más agoreros ya que no pocos historiadores lo que interpretan es algo que sucedió en época del profeta y que él “profetizó” cuando realmente ya había sucedido.

Zacarías vivió entre los siglos VI y V a.C. Una época difícil para los israelitas, exiliados en Babilonia y que regresarían a su tierra bajo el mandato persa, por lo que algunos autores opinan que el Reino de Israel de David y Salomón nunca existió salvo en la imaginación de los que regresaron del exilio, los cuales necesitaban un referente glorioso en el pasado en el que inspirarse para construir el Gran Israel al que aspiraban. Por lo tanto, las profecías de Zacarías pudieran referirse a las calamidades pasadas del pueblo de Israel, no a su futuro.

La utilización del miedo por los grupos apocalípticos

Pero como indicaba al principio, los grupos apocalípticos, ya sean sectas destructivas u organizaciones terroristas, cuentan con una poderosa arma: el miedo, con el que despiertan otros sentidos, como el de culpabilidad y el de frustración al intentar hacer lo que puedas pero no conseguirlo o no esmerarte lo suficiente en ello. El Armagedón juega un papel esencial en aquellas mentes pobres y fácilmente moldeables que esperan un juicio final o creen en ello ciegamente gracias a un eficaz lavado de cerebro en el que se atemoriza a los fieles seguidores con un fin del Mundo en el que todos seremos juzgados y solo podrán entrar en el Reino de los Cielos aquellos que luchen por Dios, Allah, Yaveh o como queramos llamarle.

Los grupos yijadistas, por ejemplo, utilizan sus campos de entrenamiento en Asia Central (Afganistán y Pakistán) o el Sahel para “educar” a sus adeptos en el miedo a Dios y su Juicio Final, lo que los musulmanes llaman la “Hora” o “Waquia”, el final de la Historia, previa al regreso a los orígenes o Génesis. Para captar a sus soldados de Allah solo tienen que convencerles con vídeos llamativos en los que pueden verse proclamas islamistas sobre la superioridad islámica y la Hora del Fin: todo el que no esté del lado de Allah, será exterminado. Si se acompañan estos vídeos de estadísticas, imágenes de musulmanes muertos en bombardeos israelíes o a manos de soldados norteamericanos en Irak o Afganistán, además del miedo a su Dios, nace en ellos verdadero odio infundado por sus instructores, todo ello en una atmósfera asfixiante y hermética que acaba devorando sus personalidades, anulándolas por completo. Lo mismo ocurre con las sectas destructivas, algunas de las cuales han protagonizado las noticias con suicidios masivos o atentados de algunos de sus “iluminados” pensando que obraban por inspiración divina.

El Apocalipsis pareciera más un libro en clave que Juán escribió como carta que llegara a todas las Iglesias cristianas en un siglo en el que estaban perseguidas con lo que para no sufrir castigo, si eran interceptadas por los romanos, decidió escribir unas supuestas profecías del futuro que en cambio indicaban realmente como actuar por parte de las comunidades cristianas, cuyos líderes tenían en su haber el sistema para desencriptar el Apocalipsis de Juan y así poder entender sus consejos. Por ejemplo, cuando habla de la Bestia de siete cabezas, se piensa que se refería a Roma o Ciudad de las siete colinas. Pero con el tiempo, su original función fue olvidada de modo involuntario al carecer de las fuentes originales o de manera totalmente intencional; el caso es que sería declarado uno de los libros canónicos del Nuevo Testamento definitivamente en el siglo VII de nuestra Era.

Categorías: Cristianismo, Misterios y enigmas | Etiquetas: | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.