La historiografía clásica y Julio César

Podemos establecer una primera diferencia entre dos de los padres de la Historia: Herodoto y Tucídides. El primero adornaba sus relatos con mitos que encontraba a su paso en sus viajes. Sin embargo, Tucídides fue uno de los primeros investigadores de la Historia pues buscaba una explicación en el pasado a los sucesos de su entorno espaciotemporal.

Siempre he creído que lo que nos ocurre ahora ya pasó anteriormente, de ahí que el estudio de la Historia sea clave en el desarrollo de la humanidad pues nos ayuda a no cometer los mismos errores dos veces. Lamentablemente esto es tener demasiada esperanza en la inteligencia humana pues somos tan orgullosos que no solo tropezamos con la misma piedra dos veces, sino tres y cuatro. Digamos que sigo la escuela de Polibio, el gran historiador que realizó la primera gran Historia General, con cuarenta volúmenes nada menos. Todo un detective del pasado que no dudaba en viajar a los lugares más peligrosos (estuvo en Hispania, en la caída definitiva de Cartago y en otros conflictos, entrevistando a generales y soldados y accediendo a los archivos para documentarse de modo que sus datos fueran lo más cercanos a la realidad e incontestables).

Ya no se trataba de relatar nuestro pasado sino de explicarlo con teorías e hipótesis. La Historia se convertía en ciencia.

Cuando hablamos de historiografía clásica, nos referimos realmente a los historiadores griegos y romanos. Los hay en otras civilizaciones pero para los europeos y norteamericanos los referentes son Grecia y Roma y el más recordado y admirado, Cayo Julio César, una de las figuras más influyentes de la Historia, casi tanto como Jesucristo, porque el Imperio Romano lo construyó él y todavía hoy nuestro sistema social está basado en gran medida en la herencia de Roma. Sus estrategias militares fueron imitadas durante siglos y sus obras escritas son simplemente magníficas. Gran legislador, nos trajo también el calendario (aunque tal vez esto se lo debamos realmente a los egipcios porque el asesor de César fue el astrónomo alejandrino Sosígenes).
César fue sin duda un hombre valiente y arrogante pero también dotado de una astucia e inteligencias fuera de lo común. Le pidió al dictador Sila que le destituyera de su influyente cargo de flamen dialis, un alto sacerdote romano que veneraba al dios Júpiter y como tal tenía derecho a sentarse en el Senado. Pero al ser desprovisto de sus atributos sagrados y degradado a la orden ecuestre, enviado además a la guerra en Oriente, pues le resultaba muy incómodo a Sila en Roma, consciente del potencial del joven, fue allí donde César comienza a dar señales de su ingenio militar hasta el punto de regresar a la capital con la más alta condecoración romana al valor en combate, la corona cívica, lo que le dio de nuevo derecho a sentarse en el Senado. César comenzaba a hacer Historia y a destacar entre los demás pues siempre estuvo rodeado de su áurea mística que le confería el haber sido sacerdote y ahora soldado. Todos creían que Júpiter le protegía y su buena estrella no cesaba de brillar, cada vez más intensamente.

Aprendió retórica y oratoria de la mano del sabio griego Molón y gracias a la extraordinaria experiencia adquirida en sus campañas militares escribió sus Comentarios de la Guerra de las Galias y los Comentarios de la Guerra Civil, introduciendo la figura del autor que habla de sí mismo en tercera persona siendo el protagonista pero tratándose como un personaje más de la Historia, no en primera persona.

La cronología se sitúa entre el 58 y el 48 a,C.

Comentarios sobre la Guerra de las Galias:

Se trata de un compendio de ocho libros donde se recogen lo que parecen diarios de campaña ya que están dotados de un gran realismo y habla de lugares describiéndolos de tal modo, que pareciera que los estuviese observando en ese justo momento.

El Libro I narra su campaña conttra los helvecios y Ariovisto.

En el Libro II, la campaña contra los belgas

Libro III: Campaña contra Armórica, ya en el año 56 a.C.

Libro IV: Se produce el cruce del río Rin y se enfrenta a los germanos. Realiza también su primera incursión en las Islas Británicas.

Libro V: Segunda expedición a Britania; revuelta de los belgas.

Libro VI: Campaña contra los eburones. Reseña también costumbres y tradiciones galas y germanas.

Libro VII: nos encontramos ya en el año 52. Julio César cerca Alesia, toma Avarico y se enfrenta a Vercingetorix

Libro VII: Las Galias son pacificadas por fin con lo que inicia la campaña contra los belovacos.

Comentarios sobre la Guerra Civil (49-48 a.C.):

Tres Libros, siendo el primero una justificación al por qué paso el Rubicón al frente de su ejército y las cartas a Pompeyo.

El Libro II es su experiencia hispánica y la toma de Marsella.

El Libro III, su entrada en Grecia y su persecución de Pompeyo hasta que éste muere en Egipto a manos de Ptolomeo.

Los comentarios posteriores no está claro que sean de su autoría. De él, Cicerón dijo que su lectura era fácil, comprensible para todos y fue alabado por ello.

Anuncios
Categorías: Historiografía | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: